Embarazo – Minerales importantes para tí y tu bebé

Existen ciertos minerales que resaltan por su importancia durante el embarazo ya sea porque requieran de una cantidad mayor de suministro o por la función esencial que tienen en el proceso del embarazo.

28968255_s

Calcio.
Una mujer embarazada acumula a lo largo de la gestación unos 30 gramos de calcio, de los cuales 25 gramos se encuentran formando los huesos del bebé.  El tercer trimestre es el tiempo en el que se produce la mayor acumulación, y es el momento en el que la madre puede sufrir de alguna descompensación.
En general, se habla de algún desgaste en el esqueleto materno sólo en casos extremos de insuficiencia de aporte de calcio o escasa exposición al sol.  Una alimentación sana y balanceada y una exposición solar apropiada pueden evitar el daño oseo materno.
Se recomiendan 1000 mg/día de calcio. Con sólo tomar lácteos se puede llegar a cubir las necesidades diarias de calcio al día. Si eres intolerante a la lactosa, opta por el yogurt, el queso y las leches deslactosadas y/o algún suplemento de calcio.

29281200_s

Fósforo.
Las recomendaciones son de 700 mg/día para lograr un equilibro con el calcio y así absorberlo de forma correcta. Hay casos en los que pueden presentarse calambres en las piernas si no se toma una cantidad suficiente. Encontramos fósforo en la leche, carne, cereales, frutas, verduras.

Hierro.
El requerimiento de hierro en el embarazo sube considerablemente a 27 mg/día.  Los niveles de hierro de la mujer antes del embarazo influyen significantemente en la aparición de anemia ferropénica en el embarazo, y puede resultar en una mala oxigenación del feto lo que conlleva que el bebé tenga un peso bajo al nacer y que la leche materna contenga bajos niveles de hierro.
Si no hay signos de déficit, la recomiendación es no tomar suplementos de hierro.
Algunas fuentes de hierro son: legumbres, huevos, frutas deshidratadas, salmón, atún, carnes magras, granos integrales, verduras, etc. Los alimentos ricos en vitamina C aumentan la absorción de hierro.

18123315_s

Magnesio.
Se recomienda una ingesta de 350 mg/día de magnesio en la mujer embarazada. Lo podemos obtener de frutas y verduras, frutos secos y demás nueces, legumbres, cereales integrales, cacao, soya.

Yodo.
El yodo es imprescindible para la mujer antes y durante el embarazo y también durante la lactancia. Durante el primer trimestre del embarazo es necesario para la formación y maduración de los tejidos. La alimentación no es suficiente para cubrir las necesidades maternas de yodo, se recomienda que la poca sal que se consuma sea siempre yodada, si lo recomienda el médico, se puede utilizar un suplemento. Se estima una ingesta diaria adecuada de 220 a 300 µg durante el embarazo y lactancia. El yodo puede encontrarse en pescados y mariscos, algas marinas, lácteos y verduras.

Zinc.
La recomendación de zinc en el embarazo es de 11 mg/día. Las deficiencias producen una talla baja en el bebé e hidrocefalia, puede darse el caso de anomalías cardiacas, pulmonares. El zinc se encuentra ampliamente distribuido en los alimentos como nueces, granos, legumbres, frutas, verduras.

 

7389 Total Views 2 Views Today
¡ Gracias por compartir !
Email this to someoneShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on PinterestPrint this pageFlattr the author

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *